Foto Juana Furió

 

 

  Raffaele Pinto

 

 

“Deh, quando tu sarai tornato al mondo

e riposato de la lunga via”,

[...]

“ricorditi di me, che son la Pia;

Siena mi fé, disfecemi Maremma:

salsi colui che ‘nnanellata pria

disposando m’avea con la sua gemma”.

“Cuando por fin al mundo tú habrás vuelto

y descansado del largo camino

                      …

acuérdate de mí, que soy la Pía;

Siena me hizo, me mató Maremma:

aquél lo sabe bien que con anillo

me desposó, y con su propia gema”.

 

 

Pia dei Tolomei

Pia dei Tolomei

Pía dei Tolomei es uno de los personajes más inolvidables de la Commedia, seguramente el que alcanza la mayor intensidad dramática con el menor espacio textual: apenas seis versos. Dante la encuentra subiendo la montaña del Purgatorio, entre los que han muerto víctimas de alguna violencia. Sin ser presentado por el narrador, el personaje interviene en la escena casi en sordina, insinuando su género femenino por la ternura con la cual llama la atención del protagonista. Su brevísimo monólogo se articula en un primer movimiento de dos versos,  para desear delicadamente al peregrino un retorno feliz al mundo de los vivos y un merecido descanso (130-131: “Deh, quando tu sarai tornato al mondo / e riposato de la lunga via”); un segundo movimiento, un solo verso, para pedir que se acuerde de ella y decirle su nombre (132: “ricorditi di me che son la Pia”); y un tercer movimiento de tres versos para decir el destino de su vida: la ciudad donde nació y la tierra donde murió (133: “Siena mi fé, disfecemi Maremma”), y una alusión enigmática al marido que la mató, el único que conoce las circunstancias de su muerte (134-135: “salsi colui che ‘nnanellata pria / disposando m’avea con la sua gemma”).

Sobre el personaje de Pía (literalmente: ‘piadosa’), las noticias documentales son muy escasas. Los primeros comentaristas de la Commedia la identificaron con una mujer de la noble familia de los Tolomei, de Siena, casada con Nello Pannocchieschi, un señor de la Maremma (zona costera de la Toscana meridional), que la habría hecho matar por celos, según algunos, o para poderse volver a casar (según otros). Podría resultar sorprendente que el poeta haya sido tan avaro de informaciones sobre este personaje, si pensamos en la riqueza de detalles con los que narra las circunstancias de la muerte de los dos personajes anteriores. Pero es justamente el misterio que envuelve la muerte de esta mujer, o sea los motivos y las formas de su asesinato, lo que determina su fuerza poética. Diríase, incluso, que el personaje exista en la imaginación de Dante exclusivamente por ser la esposa de alguien que después la mataría.

 

La Pia dei Tolomei

Pero entenderemos la necesidad de este semianonimato, y por lo tanto el significado poético y humano de este personaje, justamente comparando su suerte con la de los demás personajes que aparecen en el canto V del Purgatorio. En esta galería de la violencia que Dante ha construído, después de haber descrito la violencia masculina y pública de guerreros que mueren por los odios políticos, el poeta explora aquella otra violencia, ejercida contra las mujeres, tan odiosa como la primera, pero oculta en el espacio doméstico. Su nombre (sin determinación del patronímico), nos presenta a la mujer por un lado en su irreductible singularidad personal, y por el otro en su genérica esencia femenina, que se realiza dentro del matrimonio igual que la de cualquier otra mujer (en el régimen patriarcal del feudalismo). Por esto, tal vez, nos conmueve tanto el ruego de su primera frase, porque nace de este fondo oscuro del anonimato, como si el personaje intentase rescatar su memoria de la insignificancia a la cual ella, que sólo ha vivido en este mundo para ser la esposa de alguien, está condenada. Cuanto más huidiza es la realidad histórica de lo que le ha pasado, tanto más genéricamente ejemplar se vuelve su personalidad, que parece representar a todas las mujeres, en tanto que víctimas de hombres incapaces de entenderlas y amarlas. Más que de la angustia de una existencia precozmente truncada, el terrible verso (Siena mi fe’, disfecemi Maremma) nos habla de una conciencia petrificada, identificada con el paisaje en el cual transcurrió su vida, como si Pía no hubiera visto otras cosas, y formara parte de él, igual que un árbol o una roca. Es posible que justamente esta imagen (unos ojos totalmente llenos del paisaje toscano de Siena y de la Maremma) haya intentado reconstruir uno de los primero exégetas del Poema (el Anonimo Fiorentino), explicitando con detalles claramente novelescos lo que el poeta ha insinuado con la enorme potencia evocadora de un solo verso:

 

Palazzo dei Tolomei, Siena

Palazzo dei Tolomei, Siena

 

Esta mujer fue una noble dama de la familia de los Tolomei, de Siena, y su nombre era Pia: se casó con Nello de Panuteschi de Pietra de Maremma. Esta Pia fue una jóven tan hermosa y agradable que Nello cogió celos de ella; y después de haberse quejado con la familia, y como la mujer no cambiaba de actitud, y también porque estaba obcecado por los celos, decidió matarla. Dicen que antes había hecho un compromiso para casarse con la viuda del conde Umberto de Santa Fiore; y posiblemente esta fue la razón para acelerar la muerte de la mujer. El Poeta creyó que la mató de esta manera: mientras estaba asomada a una ventana del palacio de Maremma donde vivía, arriba de un valle,  Nello envió un siervo que la cogió por los pies y la lanzó al vacío en el valle desde la ventana, de manera tal que nada se supo nunca de ella.

 

 

llegir més

LA GRAMMATICA IN DANTE, Raffaele Pinto

[Testo letto nell’ambito delle Giornate Dante – Llull. Barcelona, 21-22 febbraio 2012]

 

Il dualismo Grammatica / Volgare nella Vita Nuova

Il concetto di grammatica raramente appare in Dante isolato e definito in se stesso come una delle dottrine in cui si articolava il sapere della sua epoca. Ciò accade  in Convivio II xiii 9, dove la grammatica viene comparata al cielo della luna e descritta sviluppando concetti oraziani:

Dico che ‘l cielo della Luna colla Gramatica si somiglia, perché ad esso si può comparare [per due propietadi]. Ché se la Luna si guarda bene, due cose si veggiono in essa propie, che non si veggiono nell’altre stelle. L’una si è l’ombra che è in essa, la quale non è altro che raritade del suo corpo, alla quale non possono terminare li raggi del sole e ripercuotersi così come nell’altre parti; l’altra si è la variazione della sua luminositade, ché ora luce da uno lato e ora luce da un altro, secondo che lo sole la vede. E queste due propietadi hae la Gramatica: ché per la sua infinitade li raggi della ragione in essa non si terminano, in parte spezialmente delli vocabuli; e luce or di qua or di là, in tanto [in] quanto certi vocabuli, certe declinazioni, certe construzioni sono in uso che già non furono, e molte già furono che ancor saranno: sì come dice Orazio nel principio della Poetria, quando dice: “Molti vocabuli rinasceranno che già caddero”[1].

Normalmente la Grammatica è invece uno dei poli di un sistema linguistico e culturale che ha, nei suoi estremi, il latino e il volgare, ed indica appunto il latino inteso come lingua scolastica e letteraria che si oppone al volgare inteso come lingua spontanea e quotidiana. Conviene partire dal primo testo in cui tale dicotomia è formulata, che illustra bene il paradigma diglossico all’interno del quale il pensiero di Dante sulla Grammatica matura ed evolve[2]. Si tratta di un passaggio del capitolo XXV della Vita Nuova in cui il poeta si interroga sulle origini della poesia d’amore scritta in volgare:

Anticamente non erano dicitori d’amore in lingua volgare, anzi erano dicitori d’amore certi poete in lingua latina; tra noi dico, avvegna forse che tra altra gente addivenisse, e addivegna ancora, sì come in Grecia, non volgari ma litterati poete queste cose trattavano.

llegir més

Hay una escena, en los Pájaros de Hitchcock (The Birds, 1963), en la cual el espectador es informado sobre el pasado de Melanie Daniels (Tippi Hedren). A través de una conversación entre Mitch (Rod Taylor) y su madre (Jessica Tandy)  nos enteramos de que la mujer es famosa en la prensa del corazón por sus excentricidades. Ha dado escándalo en Roma el verano anterior bañándose desnuda en una fuente (o bien vestida e involuntariamente caída en ella, según la versión de la propia mujer en la escena siguiente, en la cual dialogan los dos protagonistas). El personaje de Melanie es obviamente esencial en la historia que la película narra, porque es su llegada la que desata la violencia asesina de los pájaros. Pero este personaje es esencial también para reconstruir el proceso inventivo de una de las películas más inquietantes de la historia del cine. En efecto, si se compara la trama del film con el cuento homónimo que lo inspiró, de Daphne du Maurier, se observa fácilmente que el director, introduciendo ex novo el personaje de Melanie, invierte el sentido ideológico del texto.

llegir més

 

Exercici de traducció en castellà i català de la famosa cançó de Cavalcanti. En el primer exercici es pretén donar la interpretació el més exacta possible. En el segon es respecta la proximitat d’ambdues llengües. En ambdós casos el vers és lliure, amb l’accent a la desena.

Donna me prega es la canción filosófica que Guido Cavalcanti compuso en polémica con Dante, cuando éste escribió la Vida Nueva, en la cual creaba el mito de Beatriz, la mujer de procedencia divina que baja a la tierra para salvar al poeta enamorado. A la idealización del amor y la mujer que Dante proponía con su innovadora iniciativa, Guido contrapuso la idea (mucho más normal en aquella época) del amor como enfermedad de tipo melancólico, que condena al sujeto que la padece a la locura y a la muerte. Mientras Dante se basaba, para su novela, en una peculiar idea de la teología y el misticismo, Guido acude a los tratados de medicina y a las teorías sobre el alma humana, redactando un texto de enorme complejidad ya sea formal (hasta tres rimas en cada verso!), ya sea conceptual (porque el tema es desarrollado de acuerdo con el lenguaje y el método del escolasticismo).

llegir més

DANTE Y PROUST, per Violeta Díaz-Corralejo

 

Violeta participa activament a la revista Tenzone de l’Asociación Complutense de Dantología, on ha col·laborat amb molts articles.  També ha publicat Los gestos en la literatura medieval (Gredos 2004) i ha traduït el tractat De mulieribus claris de Boccaccio. Entre la seva producció literària en prosa, trobem  Un golpe de suerte, La oficina, De vida o muerte (Arco Libros, 2001-2004),  Problemas de productividad y rendimiento (La Discreta 2005) i el poemari Con los cinco sentidos (Sial / Fugger Poesía 2009).

 

A lo largo de la obra de Marcel Proust, À la recherche du temps perdu, encontramos unas cuantas referencias a la Comedia, en general comparaciones en las que el texto de Dante sirve al autor para especificar un estado de ánimo del narrador o de algún otro personaje, que puede ser incluso un ser inanimado. En todo caso, las referencias parecen evidenciar un buen conocimiento de la Comedia. En Du côté de chez Swann se pueden encontrar tres alusiones. La primera compara a un nenúfar arrastrado por la corriente en un vaivén sin término,  con los condenados a los que se les repite el castigo una y otra vez para toda la eternidad. Podría referirse, al recordar que Dante quisiera hablar con alguno y Virgilio se lo impide, a los versos 4-16 del canto XXIX del Infierno.

 

Tel était ce nénuphar, pareil aussi à quelqu’un de ces malheureux dont le tourment singulier, qui se répète indéfiniment devant l’éternité, excitait la curiosité de Dante et dont il se serait fait raconter plus longuement les particularités et la cause par le supplicié lui-même, si Virgile, s’éloignant à grands pas, ne l’avait forcé à le rattraper au plus vite , (I, pág. 228).

llegir més

LOLITA, per Rosa Delor

 

Fa anys, un amic basc i bebedor cultural, Ramón Aguirre Urruchúa, em va contar que per casualitat havia passat una nit del Born bebent i parlant de literatura amb un crític literari molt conegut i, també, abeurador cultural. Com és de suposar no recordava res del que havien parlat. Aquest relat intenta recrear una situació semblant per explicar que els homes quan “parlen de dones” són brutals i quan parlen de literatura segueixen parlant de dones, però presos d’un enamorament mutu que exclou la dona, ja pura metàfora d’una altra mena de relació. Els feliços setanta.

“Dante es va enamorar perdudament de la seva Beatrice quan ella tenia nou anys, una nena rutilant, pintada i encantadora, enjoiada, amb un vestit  carmesí… i això era el 1274, a Florència, durant una festa privada del gai mes de maig.”

(Vladimir Nabokov, Lolita)

 

D‘esbiaixada, l’ull s’enfonsa en el negroni, Annibale sentencia  —Incipit Vita nuova, l’epifania de Lolita. Un esclat de verdor!—  fa enmig d’una indiferència atemporal. Potser emocionat per la visió de les espatlles i el coll de la Muriel. Jo li contesto sense paraules, espantat pel ridícul to pedantesc dels meus propis pensaments: “Lolita mig nua en un bassal de llum esplendorós. Venus boticcelliana amb ulleres de sol. Beatriu vestida de notabilíssim color, humil, honest, tot sagnós (evoco la traducció de Montoliu) cenyida i ornada com és convenient a la seva edat”. La veu d’Annibale m’arriba de lluny, a través dels eructes rosats del negroni que esclaten en el meu cervell:

—Lolita, un instant d’apassionada anagnorisis. —Recita de cor amb una veu estrafeta com de jai ploramiques —”Un mocador de piquets lligat al voltant de la sina ocultava als meus vells ulls de mico, però no pas a la mirada del jove record, els pits juvenils que havia acariciat en una jornada immortal.”

llegir més